Fuengirola
La alcaldesa anuncia que las obras de la lonja permitirán duplicar el espacio de trabajo de los pescadores de Fuengirola
10 mayo, 2019
Fuengirola
Desconvocada la huelga del servicio de recogida de residuos y limpieza viaria en Fuengirola
12 mayo, 2019

La alcaldesa visita las obras de reforma de diez calles en la zona de Torreblanca (PMI-1)

 

Cuentan con un presupuesto de casi 1.600.000 euros. En concreto, el proyecto incluye a las calles Vencejo, Lirio, Codorniz, Pinzón, Camacho, Lugano, Zorzal, Brezos, Cigüeña, Faisán y parte de Pensamiento

09/05/2019  – La alcaldesa de Fuengirola, Ana Mula, se ha desplazado esta mañana junto a la edil de Urbanismo, María Hernández, a la zona de Torreblanca para comprobar el estado de  las obras de ejecución del proyecto del Plan de Mejoras de Infraestructuras 1 (PMI-1), que comprende en torno a una decena de viales: Vencejo, Lirio, Codorniz, Pinzón, Camacho, Lugano, Zorzal, Brezos, Cigüeña, Faisán y parte de Pensamiento. Los trabajos, que comenzaron el pasado 22 de abril, cuentan con un presupuesto de casi 1,6 millones de euros y un plazo de ejecución de 95 días naturales.

Tal y como ha explicado la alcaldesa, el objetivo es urbanizar este sector según lo establecido en el Plan General de Ordenación Urbano, dotando a estos viales de las infraestructuras necesarias, tanto en superficie como soterradas, para así ofrecer a los vecinos los servicios que merecen, adaptados a los nuevos tiempos. Sin embargo, hay que recordar que la distribución de Torreblanca es muy «peculiar», ya que se trata de una gran urbanización que se desarrolló principalmente entre los años sesenta y setenta, por lo que la configuración de los viales es muy distinta al resto de la ciudad: hay calles bastante estrechas y además varios viales carecen de redes de pluviales, saneamiento o incluso alumbrado. “Es una obra complicada”, ha recalcado Mula.

En este sentido, la primera edil ha explicado que al desarrollar los trabajos están apareciendo “graves problemas”, porque se trata de una zona con muchas rocas y se está teniendo que usar “maquinaria especial para romper la piedra y meter el saneamiento; además se han encontrado numerosos pozos ciegos, redes eléctricas y redes de agua a escasos diez centímetros del asfalto, cuando todas esas redes deben estar a más profundidad”.

A pesar de todos los inconvenientes, la alcaldesa ha podido comprobar que las labores marchan a un ritmo “aceptable”,  aunque, tal y como ha señalado, “ya se le ha hecho una llamada de atención a la empresa para que haya más gente trabajando, pues creo que hace falta más personal y parece que el lunes se incorpora más plantilla y más maquinas, porque esto necesita más equipo humano para sacar la obra adelante”.

El proyecto se adjudicó a la empresa Trafisa por un importe de 1.548.219,67 euros y un plazo de ejecución de 95 días naturales. De esta forma, según los cálculos de la alcaldesa, “teóricamente esto tiene que estar terminado el 25 de julio; si le añadimos los días de lluvia que ha habido, debería estar listo para el 30 de julio. De forma que nos preocuparemos mucho de estar encima de la empresa constructora para que acabe el 30 de julio”.

Además, en el pliego de condiciones que regía este proyecto se estableció una condición de tipo social, pues se determinaba que la empresa adjudicataria tenía que contratar al menos a 9 personas: 3 peones, 3 peones especialistas y 3 oficiales durante todo el plazo de ejecución de las obras. De esta manera el Ayuntamiento una vez más apuesta por el empleo, a pesar de no ser una competencia municipal.

Para concluir, la regidora ha señalado que, a pesar de que se trata de una obra compleja y de las dificultades y problemas que están apareciendo al ejecutar los trabajos,  “estoy convencida de que los vecinos van a estar muy contentos con el resultado”.