Fuengirola desplegará el Día de la Hispanidad la bandera de España más larga del mundo

Medirá cincuenta metros de largo
Concentración-plaza-de-España

El pasado 8 de octubre en torno a 6.000 personas se concentraron en la plaza de España de Fuengirola para alzar su voz en apoyo a la unidad del país frente al desafío soberanista en Cataluña y como muestra del compromiso de la ciudadanía fuengiroleña con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y con la unidad de España. La bandera de España fue la gran protagonista de una jornada que transcurrió sin incidentes y donde reinó el ambiente festivo y, sobretodo, de reconocimiento.

Ahora, con motivo de la celebración del Día de la Hispanidad el próximo jueves, 12 de octubre, la insignia nacional y sus colores rojo y amarillo volverán a ser los protagonistas principales. Y es que el Ayuntamiento de Fuengirola va a desplegar una bandera de España de 50 metros de largo, que ha sido creada expresamente para la ocasión ya que no es una medida habitual, que será la más larga del mundo desplegada, en una nueva iniciativa en apoyo a la unidad del país. La cita tendrá lugar este jueves a partir de las 14:00 horas en el Recinto Ferial de Fuengirola, concretamente a la altura de la peña Los Caballistas, ubicada en la plaza Antonio José Galán. La bandera además cuenta con cinco metros de ancho, por lo que la medida está especialmente fabricada para la ocasión.

Desde el Ayuntamiento se anima a los fuengiroleños a celebrar todos juntos el Día de la Hispanidad para mostrar una vez más el orgullo de ser españoles y en homenaje al símbolo que nos une a todos: la bandera de España. "Queremos que todo el mundo se una a esta celebración con motivo del Día de la Hispanidad y que nos ayuden a desplegarla en el recinto ferial como una muestra de amor y orgullo por nuestro país. Esperamos que asistan muchas personas a este acto que será una auténtica fiesta", ha explicado la alcaldesa, Ana Mula.

Historia de nuestra bandera
Según figura en la página web oficial del Gobierno de España, el origen de la actual Bandera de España se remonta al reinado de Carlos III (1759-1788). En aquella época coexistían en España tres tipos de banderas: el estandarte real, las banderas militares y el pabellón de Marina. La mayoría de los países utilizaban pabellones en los que predominaba el color blanco, lo que producía problemas de identificación y confusiones en el mar entre los buques de guerra. Para evitarlo, Carlos III encargó a su ministro de Marina, Antonio Valdés y Bazán, un proyecto para la sustitución del pabellón naval.

Entre los doce bocetos presentados a concurso, el Rey eligió dos, a los que varió las dimensiones de las franjas, declarando reglamentario el primero para la Marina de Guerra y el segundo para la Mercante, mediante Real Decreto de 28 de mayo de 1785.

En el reinado de Carlos IV (1788-1808), las Ordenanzas Generales de la Armada Naval de 8 de marzo de 1793 hacen extensivo el uso de la bandera rojigualda a las plazas marítimas, castillos y defensas de las costas y la definen como Bandera Real.

Durante la Guerra de la Independencia (1808-1814) se produjo un fenómeno de proliferación de banderas no reglamentarias. Algunos marineros pasaron a prestar servicio en campañas de tierra y, por primera vez, se ven enseñas bicolores por el interior de España.

Bajo el reinado de Isabel II (1833-1868) se amplió el uso de la bandera bicolor al Ejército de Tierra, procediéndose así a unificar la bandera española. El Real Decreto de 13 de octubre de 1843 establece la sustitución de banderas, estandartes y escarpelas, enseñas del Ejército, por otras nuevas rojigualdas.

Con posterioridad, la Instrucción sobre insignias, banderas, honores y saludos de la Armada, de 13 de marzo de 1867 vuelve a describir la bandera de buques, arsenales y plazas marítimas de forma explícita.

Amadeo I de Saboya (1871-1873) respetó la heráldica de la Bandera. Durante la Primera República (1873-1874) se proyectó introducir una franja morada, en lugar de la roja inferior, pero al final no se modificó. Durante el Reinado de Alfonso XII (1874-1885), se promulga una Instrucción, con fecha de 10 de diciembre de 1878, sobre insignias, banderas, honores y saludos marítimos, en cuyo artículo primero se define la Bandera nacional en los mismos términos que en la citada Instrucción de 1867.

En la Segunda República (1931-1939), durante el Gobierno Provisional, el 27 de abril de 1931 se promulgó un decreto que determinaba la adopción de la bandera nacional tricolor formada por "tres bandas horizontales de igual ancho, siendo la roja la superior; amarilla la central y morada oscura la inferior".

Poco después del inicio de la Guerra Civil (1936-1939), se restableció la bandera rojigualda entre las tropas sublevadas. Al estallar el Alzamiento (18 de julio de 1936), entre dichas tropas proliferaban diferentes banderas. Para evitarlo, el presidente de la Junta de Defensa Nacional, general Cabanellas, firma un Decreto, el 29 de agosto de 1936, por el que se recupera la bandera tradicional. En su artículo único dice: "Se restablece la bandera bicolor, roja y gualda, como bandera de España".

Unos años más tarde, durante la dictadura del general Francisco Franco (1939-1975), el Decreto de 11 de octubre de 1945 aprueba el Nuevo Reglamento de Insignias, Banderas y Distintivos que regula su uso y forma, y detalla las características de la Bandera Nacional en sus tres modalidades, de unidades de las Fuerzas Armadas, buques de guerra y edificios.

Tras la muerte de Franco, en 1975, y con la restauración de la Casa de Borbón en la persona de Juan Carlos I, este Reglamento fue sustituido por el Real Decreto 1511/1977, de 21 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Banderas y Estandartes, Guiones, Insignias y Distintivos. La normativa vigente en la actualidad parte de la Constitución Española de 1978, que describe la Bandera en su artículo 4.1.