Normas básicas sobre el ahorro de energía

A continuación se detallan una serie de buenas prácticas para minimizar el consumo de energía:

  • Evitar la utilización de apliques oscuros que disminuyan la eficiencia de la iluminación.
  • Apagar completamente el televisor, en vez de apagarlo con el mando a distancia ( piloto rojo encendido), supone un ahorro energético de un 25%.
  • Utilizar los equipos informáticos y demás electrodomésticos en modo de bajo consumo.
  • Poner aislantes en los marcos de puertas y ventanas puede suponer un importante ahorro de energía.
  • Mejor bajar el termostato unos grados, que mezclar el agua caliente y fría en la ducha.
  • La energía solar térmica es idónea para la producción de agua caliente. Con sólo 2 m2 de paneles solares se puede suministrar el 60% de las necesidades anuales de una vivienda. 
  • Descongelar frecuentemente los congeladores, ya que un espesor superior a 5 mm de hielo aumenta el consumo energético hasta en un 30%.

Información relacionada