Cuando el trabajo es dar trabajo

Texto 2 - Firma Pacto Local

Contra el desempleo, formación. Contra el paro, actividad. Éstos son los lemas que podrían figurar en la puerta del Organismo Autónomo Local. Este departamento municipal desarrolla una labor muy importante para ayudar a los fuengiroleños a conseguir un puesto de trabajo.

La función del OAL siempre ha sido muy importante, incluso cuando la situación económica era buena. Ahora, con la crisis económica general, resulta más necesaria que nunca. Eso lo saben bien los miles de usuarios que acuden a su sede, situada en la Tenencia de Alcaldía de Los Boliches.

Allí reciben distintos tipos de apoyo. El primero es la formación. Está demostrado que las personas con menor cualificación profesional lo tienen mucho más difícil a la hora de encontrar trabajo. Por eso el OAL organiza constantemente escuelas taller, talleres de empleo y otras iniciativas que proporcionan conocimientos, experiencia y una titulación. Jóvenes sin estudios, mujeres, parados de larga duración, inmigrantes y desempleados mayores de 40 años son los principales usuarios de estos programas, que tienen un alto nivel de inserción laboral.

Otro servicio muy importante es el de la bolsa de empleo, en la que se pueden inscribir todos los vecinos empadronados que deseen trabajar. Los técnicos rastrean las ofertas, ven qué currículos se ajustan mejor a los puestos ofrecidos y ponen en contacto a esos ciudadanos con las empresas.

El OAL también presta orientación a quienes aspiran a trabajar por cuenta ajena y a quienes deciden generar su propio empleo creando un negocio. Los técnicos les informan sobre las subvenciones y ayudas existentes, sean municipales o no, y les asesoran sobre los pasos que deben dar para que su proyecto salga adelante. Por lo tanto, el trabajo del OAL es dar trabajo, en el mejor sentido de la palabra.