Fuengirola
El área de Consumo ofrece consejos para evitar estafas a los mayores durante la época estival
14 agosto, 2020
Fuengirola
Fuengirola destina este año más de 10 millones de euros de ayudas para la reactivación económica y social de la ciudad
14 agosto, 2020

Abre sus puertas en la Casa de la Cultura la exposición de Diego Ruiz Cortés “60 años de pintura”

 

La entrada a la exhibición, que comienza este viernes 14 de agosto y se mantendrá en la sala municipal hasta el próximo 25 de septiembre, será libre y gratuita

 

14/08/2020- La Sala de Exposiciones de la Casa de la Cultura de Fuengirola acoge desde hoy y hasta el próximo 25 de septiembre, la muestra pictórica del artista Diego Ruiz Cortés “60 años de pintura”. La presentación de la misma ha tenido lugar esta mañana por parte del concejal de Cultura, Rodrigo Romero, y del hijo del artista, José Ramón Ruiz, momento desde el cual la entrada es libre y gratuita en el horario de esta instalación municipal.

 

“Del 14 de agosto al 25 de septiembre vamos a poder disfrutar en la Casa de la Cultura de una nueva exposición pictórica, en este caso de Diego Ruiz Cortés, un artista sevillano de larga trayectoria que empezó vinculando su obra al Posimpresionismo y Neoimpresionismo de tradición europea y que luego fue evolucionando un poco más hacia un sello más personal, más figurativo y sobre todo, más enfocado al estudio matemático y geométrico de la pintura”, ha explicado Romero, destacando que “su obra lleva un sello muy propio que ha hecho que tenga en el Museo de Arte Contemporáneo José María Moreno Galván una sala propia con su nombre que acoge una exposición permanente donde se exponen quince de sus obras”.

 

“En la Casa de la Cultura nos gusta acoger un poco de todo y siempre tienen su hueco autores como Diego Ruiz Cortés, que han logrado desarrollar a lo largo de una amplia trayectoria profesional un lenguaje propio y una manera propia de entender el arte, la vida y cómo refleja en su obra su propia experiencia vital”, ha indicado Romero, señalando que “todo esto, junto al estudio de diversas materias le ha llevado a tener, no solo un lenguaje propio, sino una manera muy peculiar de entender la pintura, y eso es lo que vamos a poder comprobar todos los que acudamos a visitar esta exposición que estará en la Casa de la Cultura hasta el 25 de septiembre”.

 

Por su parte, José Ramón Ruiz, ha destacado durante la presentación de la muestra pictórica que “la exposición sigue un orden cronólogico, comenzando en los años 40 y terminando en la primera década de este siglo, que es cuando mi padre falleció; han sido 60 años dedicados a la pintura, con momentos que, por necesidades de la vida, fue menos productivo, pero hubo otras épocas en las que se vió libre y, por ejemplo, cuando se jubiló vivió una eclosión en la pintura y esto es lo que queremos expresar en esta exposición”.

 

Trayectoria

Diego Ruiz Cortés nació en la Puebla de Cazalla (Sevilla), hijo de José Ruiz Asencio y Dolores Cortés Romero. Su infancia estuvo marcada por la pobreza de la época, cuando tenía seis años de edad estalló la Guerra Civil Española, lo que le llevó a trabajar desde los siete años compaginando trabajo y colegio. En 1939 finalizada la Guerra Civil, continúa trabajando como aprendiz de herrería y carpintería.

 

Su pasión por el dibujo y la pintura mostrada desde temprana edad, sería complementada, tras solicitar una beca al ayuntamiento de su pueblo (La Puebla de Cazalla), con la formación recibida primero en la Escuela de Artes y Oficios, y más tarde en la Escuela Superior de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría.

 

Desde su llegada a Sevilla (1946) con 16 años, para mantenerse, compaginó los estudios con el trabajo, primero en una agencia de publicidad, y luego en el Hotel Alfonso XIII, donde trabajaría como botones durante 20 años.

 

Al finalizar sus estudios, en el verano de 1955 se traslada a Aracena, para trabajar en la restauración del altar mayor de la Parroquia Nuestra Señora de la Asunción, junto a Luis Cabrera. En ese verano aprovechará para realizar retratos y paisajes. En ese verano también su amigo José Antonio Márquez autor de la copia del Giraldillo, le presentará a Teresa Díez Caballero, natural de Palencia con la que más tarde en 1964 se casaría y formaría una familia con tres hijos varones. Es en 1968 cuando Diego Ruiz Cortés toma la decisión de dejar su trabajo de botones en el Hotel Alfonso XIII para aceptar una plaza de profesor interino de dibujo en el Instituto de Lucena.

 

Así pues, su llegada a Sevilla marcaría el inicio de su aventura pictórica, que tendrá que compaginar con el trabajo hasta su jubilación en 1995 para luego dedicarse solo a la pintura. En 1995 es homenajeado por partida doble, primero en su antiguo Instituto de Dos Hermanas, a la vez que el Ayuntamiento de la localidad realiza una exposición de su obra. En segundo lugar, el Museo de Arte Contemporáneo José María Moreno Galván de Puebla de Cazalla, le asigna una torre que lleva su nombre, y donde se expone una colección permanente.

 

En 2000, recibe el nombramiento de Académico de parte de la Real Academia de Bellas Artes de Granada. Otros homenajes son los recibidos por parte de Alcalá La Real, Galería Birimbao, Galería Félix Gómez, Fundación Aparejadores, etc. En 2006 la Diputación de Sevilla publicó la tesis doctoral desarrollada sobre la vida y obra de Diego Ruíz Cortés por el doctor Julio Soler Ballesteros. Diego Ruiz Cortés dejó de pintar en mayo de 2009, falleciendo en agosto del mismo año.