Fuengirola
El ‘Fotógrafo universal e intemporal’ Pedro Luis Raota protagoniza la nueva exposición del Museo de la Ciudad
24 octubre, 2019
Fuengirola
La Asociación Musical Andalucía ofrece mañana, en el Palacio de la Paz, un concierto junto a la orquesta francesa Les Philharmonistes des pays de Vaucluse
25 octubre, 2019

Fuengirola pone en valor un yacimiento arqueológico en Torreblanca con el vallado y la construcción del acceso

 

Los trabajos se enmarcan dentro de una serie de tareas que culminarán con la apertura de este espacio donde se localizan importantes restos romanos

Las Termas de Torreblanca son un espacio municipal desde 2017

 

La alcaldesa de Fuengirola, Ana Mula, ha dado a conocer hoy ante los medios de comunicación unos trabajos que se están realizando para el vallado perimetral de la finca conocida como Las Termas de Torreblanca: un recinto municipal donde se han localizado importantes vestigios de la época romana. El objetivo de estos trabajos es impulsar la puesta en valor de esta finca por su importancia histórica, y convertirla así en un nuevo atractivo turístico e histórico para la localidad, tal y como ha anunciado la mandataria.

 

“El objetivo final de estos trabajos es poner en valor la finca y permitir su acceso al público. Queremos convertir esta zona de la ciudad en un  nuevo punto de interés histórico y turístico que sirva para realzar la Historia de nuestra ciudad y sus vestigios”, ha comentado la regidora, quien ha resaltado que estos trabajos comenzaron en el mes de septiembre y tienen una duración aproximada de 50 días.

 

Cabe destacar que para la ejecución de estas tareas el Ayuntamiento ha recibido una ayuda económica procedente de la Consejería de Turismo de la Junta de Andalucía, por la condición de la localidad de municipio turístico. De esta manera, la entidad autonómica aporta 54.450 euros de los 72.554,02 euros que de coste total tienen los trabajos; de modo que el Ayuntamiento invierte 18.104,02 euros.

 

Además de proceder al acotamiento del perímetro de la finca, que suma 4.032 metros cuadrados, el proyecto actual incluye la creación de un acceso que, en el futuro, hará las veces de entrada al recinto. Tal y como ha explicado la alcaldesa, de manera previa a la realización de estas obras se realizaron labores de sondeo arqueológicos y limpieza del solar, que se encontraba prácticamente abandonado. Una vez finalice el proyecto actual, “se procederá a instalar señalización explicativa y un recorrido con pasarelas sobre la finca que permita hacer visitable la finca y convertirla así en un espacio de interés turístico y cultural más de los muchos que tiene Fuengirola”.

 

Las Termas de Torreblanca son unos restos históricos catalogados Bien de Interés Cultural (BIC) por la Junta de Andalucía desde el pasado 2005. Desde hace años, la administración local pugnaba por hacer públicos unos terrenos de alto valor histórico, puesto que se trataba de un entorno privado que, además, tenía prácticamente abandonado el solar. Por ello el Ayuntamiento luchó para que esta parcela, pasase a ser de uso público, hito que se alcanzó en 2017. Para conseguir la titularidad pública, el Ayuntamiento recurrió a una expropiación forzosa, motivada además por el estado de abandono que presentaba este solar, de 4.032 metros cuadrados.

 

Para finalizar, la alcaldesa ha destacado la complejidad administrativa que conlleva hacer cada una de las gestiones que necesita la puesta en valor de este espacio “por ser un entorno histórico, que necesitan autorizaciones y visados tanto municipales como de la Junta de Andalucía; pero pese a ello, continuamos avanzando para su puesta en valor y que todos los fuengiroleños y visitantes puedan disfrutar del espacio”.

 

Anotaciones históricas

Los restos arqueológicos hallados en las Termas de Torreblanca datan del siglo I d.C. y revelan que las construcciones estuvieron en funcionamiento hasta siglo IV d.C. A partir de entonces fueron reutilizadas para la fabricación de salazones y tintes, según las hipótesis que barajan los expertos.

 

Posteriormente (siglos V y VI) el entorno se utilizó como necrópolis, situación que se repite en otros asentamientos del litoral. De hecho, en la finca se han encontrado una treintena de tumbas.